NUESTRO COLEGIO

LA FUNDACIÓN DEL COLEGIO

En 1913, las Hermanas  Religiosas de la Santa Cruz, movidas por su carisma y espíritu misionero viajaron desde Río Bueno a Santiago para atender un jardín infantil (kindergarten) que se ubicaba en la céntrica calle San Martín, a pasos del Palacio de Gobierno. La misión era clara: “… extender el Reino de Dios en medio de la gente”, ubicándose en un lugar en el que  el acceso a la salud, a los consulados y a las autoridades educacionales, fuese más expedito.

El entonces Arzobispo de Santiago, Monseñor Horacio Campillo, soñaba con la presencia de Religiosas en un sector, ubicado cerca de la Avenida Matta, que en ese tiempo se llamaba “Camino a la Cordillera”. Era un terreno cedido por una distinguida dama santiaguina, y comprendía la manzana entre las Calles Victoria y Santiago, Nataniel Cox y Roberto Espinoza, que en ese tiempo llevaba el nombre de “Huemul”.

Debido al carisma y la vocación misionera de las Hermanas de la Santa Cruz, Monseñor Campillo vio en ellas la posibilidad de hacer realidad su sueño proponiéndoles que se hicieran cargo del nuevo proyecto educativo que él quería impulsar.

Esta propuesta fue aprobada por la Congregación el 22 de noviembre de 1911. En el mismo año cuatro profesoras fueron enviadas desde Suiza  para apoyar este nuevo desafío: Sor María Teresa, como Superiora, Sor Manuela, como Directora, Sor Rosario y Sor Cáritas, además de una laica, la Señorita Matilde Giovanini, Profesora de Labor y de Bordado a máquina, las que  eran esperadas  en Santiago por  Sor Sira,  como dueña de casa .

En marzo de 1913; se efectuó la mudanza de las Hermanas que vivían en San Martín, trasladándose a lo que hoy es  El Colegio Santa Cruz, ex Liceo Santiago. En sus principios, el Liceo de Santiago era un establecimiento pagado que subvencionaba una “Escuela Técnica del Hogar” gratuita para niñas de escasos recursos. En esa época ambos establecimientos contaban con “Externado e Internado”. Así, empezaron a funcionar dos Colegios, situación que se prolongó por espacio de 68 años.

El Liceo de Santiago, obtuvo su Decreto Cooperador de la Función Educacional del Estado Nº 1444 del 30 de abril de 1929. Por su parte la Escuela obtuvo el reconocimiento respectivo mediante el Decreto de Educación Nº 5664, con fecha 2 de Julio de 1947.

En 1950 la Escuela logró construir su propio edificio. Sus pabellones ocupaban parte de la Calle Victoria y Roberto Espinoza. En ese tiempo se levantó también la Casa de las Hermanas.

Con el correr de los años, la Escuela fue adquiriendo cada vez mayor prestigio. Las Hermanas decidieron entonces, una medida sorprendente: “por Decreto de Educación N° 801; del 24 de Febrero de 1970; se autoriza, entre otras cosas, el cambio de nombre de la Escuela Particular N° 65, Técnica del Hogar, por Escuela Particular Santa Cruz N° 65”, cuando la Directora era la Hermana María Pía.

En 1977, la Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz, nombró un Equipo Directivo integrado por las Hermanas Consolata, Dora María, Judith de la Guarda y el Hermano Marcelo Bastiaens, religioso holandés, que promovieron la “integración de los dos centros educativos”. El período de ajuste fue largo y difícil.

De acuerdo a las nuevas orientaciones de la Iglesia y su Magisterio, este Equipo Directivo junto a los docentes y el resto de la comunidad educativa plantearon un innovador Proyecto Educativo, Personalizante, Evangelizador y Comunitario, en permanente cambio y en la línea de Pierre Faure, s.j. Esto fue reconocido por el Ministerio de Educación en la Resolución Exenta N° 7837; del 27 de Octubre de 1979; donde además señalaba que ¡el nuevo Colegio Santa Cruz – Santiago es un establecimiento: particular subvencionado con financiamiento compartido, mixto de Pre escolar a IV° Medio.

El nuevo sistema educativo requería de adecuaciones arquitectónicas que facilitarán la puesta en práctica de los fundamentos pedagógicos y principios valóricos del personalismo cristiano sustentada por una concepción de Persona y sus potencialidades las que son animadas y encauzadas por la Pedagogía Fauriana.

Mediante numerosos proyectos para conseguir financiamiento de Suiza, Alemania, Holanda y de otras instituciones de ayuda internacional, se empezó, luego del terremoto de marzo de 1985, la remodelación y construcción del nuevo edificio del Colegio, el que fue terminado en el año 1999.

Luego de 29 años liderando este proyecto educativo, la Congregación inicia una preparación e integración de los laicos a sus equipos directivos. En el año 2006 asume el primer equipo laico liderado por la Sra. Susana Rhodes Quezada, continuando con el Proyecto Educativo Evangelizador Personalizante y Comunitario, que la Congregación,  posteriormente  hace extensivo a todos los Colegios de la Provincia de América.

Así, desde 1913 a la fecha el Colegio Santa Cruz – Santiago, ex Liceo Santiago y ex Escuela  Particular Santa Cruz, ha sido para los jóvenes santiaguinos y sus comunas aledañas, un llamado permanente a la superación  siendo una puerta abierta a la autonomía en el aprendizaje, a la autoafirmación personal y social, a la comprensión del mundo en el que vive y el que viene, cumpliendo su misión con fidelidad y competencia.

Comments are closed.